María Garal es de esas personas de las que te enamoras al primer contacto. Una periodista montillana que escribe en servilletas. Reparte sus poemas por los bares y se une a Soy Pitita con un modelo único para rendir homenaje a todas las mujeres de su vida, aunque especialmente a su madre: Paqui.

Y esto nace desde que descubrimos su «PAQUI (Feminism is Paqui).

GRACIAS POR TANTO, MARÍA.

Paqui (Feminism is Paqui)
Como pa’ no querer ser mujer, sentirme mujer, amar a las mujeres de mi vida,
admirarlas y entenderlas. Como pa´no…
Si Virginia lleva máster y trabajo pa´lante.
Alba es la máxima lealtad a la amistad.
Elena es embajadora del sur.
Clara ha elegido la constancia por carrera.
Victoria está en su propia revolución, enseñándole a todas sus etapas su “yo” más feliz.
Chari cuida con su sonrisa diaria de Dolores, de la cual todos decimos que es fortaleza.
Carmen aprende lengua de signos porque no quiere quitar a nadie el privilegio de
comunicarse.

Como pa´no…
Si mi tita Sole no sabe lo que es dejar de trabajar.
Mi prima Marisol es sentimiento y sensibilidad.
Alicia es más humana que política o concejal.
Loli nunca se queja de soportar dolor humano y el que la causa la operación.
Mari Carmen nunca habló mal a sus hijos de su padre.
Carmen Belén, a pesar de su juventud, tiene muy claro todo sobre derechos e injusticias.
Chica y María Luisa representan la amistad eterna y sin prejuicios entre mujeres.
Conchi ha ofrecido siempre su casa para amigos que fueron hermanos.
Lolina es un ángel de la guarda, que siempre está.
Loles supo empoderarse al lado de su marido en un trabajo que era de hombres.
Laurita no le tiene miedo a amar.
Peña pone el alma cada mañana, se abre en canal.
Ana es a mí, lo que yo a ella. Sororidad.
Keila se hizo escuchar defendiendo ser protestante.
Irene se ha ido a Berlín, de un día a otro, porque miedo es quedarse inmóvil.

Carmen Ramírez es la mujer más divertida que conozco.
Laura Gómez podría ser Guevara de apellido.

Como pa´no…
Si Rosi sobrevivió a la muerte de su madre, a la separación de sus hermanos y al cáncer
de Pepe.
Si Frasquita empezó a trabajar a los seis años. Hoy antepone dedicarse a los suyos, y
también sobrevivió al cáncer de Manolo y de Encarni.
Pero especialmente, como pa´no pensar en todas las mujeres de mi vida, si he visto a mi
madre llevar una casa pa´lante, trabajar de sol a sol, ser luchadora nata, acabar con
horarios y rutinas, vivir por el carpe diem y comer y beber rompiendo estereotipos
anclados a la mujer.
Como pa´no querida, porque si yo al feminismo le tuviese que cambiar el nombre, lo
llamaría PAQUI.
{El color del cielo siempre va a juego con sus ojos, cuando llueve llora su alma y se le ponen de tono
grisáceo. Cuando hace sol, llega el azul porque en su sangre suenan carcajadas}